Vistas

domingo, 10 de mayo de 2015

Triatlón Popular Madrid YOSITRI


Hoy vengo a hablaros de mi experiencia en el Triatlón Popular de Madrid de este fin de semana que se realizaba en la Casa de Campo.

 

La verdad es que se notó que estaba todo enfocado a los triatletas profesionales de la Copa de Europa de triatlón, lo entiendo. Sin embargo, la organización y la atención a atletas (tanto profesionales como populares) no era la mejor: se echó en falta a gente cualificada para la organización del evento, así como informada acerca de todo lo que tenía que ver con las carreras.

 

Independientemente de eso, en Madrid tuvimos una tarde calurosa que, sumado a mi alergia que no podía ser más alta, complicaron la realización de la prueba. A pesar de todo, acabé, no con la marca esperada pero acercándome a mis objetivos.

Estoy muy contento, sé que poco a poco las horas de entrenamiento y esfuerzos darán su resultado.

 

Empecé en la natación muy motivado, quizás demasiado, salí dándolo todo. Esto, a pesar de ayudarme a realizar un tiempo excelente en esta disciplina, me pasó factura. Continué en la bici algo mareado pero acabé con el tiempo deseado (aproximadamente) y terminé con la carrera a pie, entrando en la meta con un sprint para el que no sé de dónde saqué fuerzas.

 

En definitiva, a pesar de las excusas que tengo y puedo poner, fue una buena tarde, una mejor experiencia y un aprendizaje más para próximos objetivos.
PD. Cabe decir que, vistos los resultados, quedé cuarto de mi categoría. Poco a poco se tenía que ir notando

sábado, 11 de abril de 2015

Proseguimos con las rutas con la MTB: Vía verde del Tajuña



              Hoy, 11 de abril del 2015 hemos hecho parte de la Vía verde del Tajuña. La idea era realizar una ruta sencillita, la mayoría del recorrido era por carril bici, atravesando varios pueblos de la Sierra madrileña.

              La verdad es que me lo he pasado muy bien, un paisaje precioso de montaña madrileña, buenas zonas en las que alcanzar altísimas velocidades, buena compañía y una ruta que CON TOTAL SEGURIDAD sé que repetiré muchas veces.

              Salimos desde mi taller de confianza http://biciados.net hacia Arganda desde donde realizamos la mitad del recorrido y volvimos al punto de partida. Al final, 53 kilómetros en los que disfruté muchísimo: he descubierto lo que voy a catalogar personalmente como “El ciclismo popular”.

              Totalmente recomendable para cualquiera que sepa montar en bici, sea cuál sea su nivel. Es una ruta preciosa y para realizar con buena compañía. Terminaré con un: Gracias por leerme y buena vida deportistas

 


          PD. Me leeréis en mi próxima experiencia deportiva

domingo, 29 de marzo de 2015

Mi primera "rutita" de MTB: Ruta aeropuerto - Circuito de Motocross de Coslada


Después de un par de triatlones sufriendo con la bici de montaña, deseando comprarme una de carretera y que fuese buena, le he encontrado la utilidad a que sea de montaña.
Por fin me he atrevido a salir con mi amigos de Biciados ( http://biciados.net/aeropuerto-circuito-coslada/ ) a hacer una ruta que se planteaba sencilla.
La presentaban como cuatros horitas de nada, saliendo a las nueve y volviendo a la una, "Una ruta sencilla y de baja intensidad". Debido a eso me atreví a aventurarme en esta nueva aventura.
La mañana empezó con ganas, viendo muchas bicis y muy buenas. La gente en sí no impactaba en presencia pero las bicis se notaban de nivel.
Saliendo del taller a las 9:10 con mucha fuerza e iniciativa personal empezamos.
Había leído que la ruta pasaba por el circuito de motocross y luego iba en dirección al aeropuerto. Para mi sorpresa, no era solo eso: íbamos a hacer virguerías por el circuito de motocross de Coslada y luego dar la vuelta al aeropuerto y volver.
Nunca había sufrido y disfrutado tanto encima de una bici, la verdad es que se hace querer.
Fueron dos veces las que me caí, un par de rasguños y un moreno de camiseta y malla lo que me llevo de recuerdo físico de esta bonita experiencia que POR SUPUESTO volveré a repetir.
Los guías muy atentos y alentadores hasta el último momento.
Hoy he aprendido a disfrutar de la bici, a vivirla como uno más de un gran grupo. Hay que destacar que empezamos dieciocho y llegamos al taller (cinco horas después) once: puedo decir orgulloso que, tras ser mi primera ruta y ser siempre un obstáculo para mí la bici, he sido uno de esos que hemos llegado.
En conclusión, aunque ahora esté cansado han sido 68 kilómetros muy bonitos y estoy contento de haberme animado a llevar a cabo esta experiencia tan especial con este gran grupo de gente: así fue mi primer contacto con las rutas de MTB y tal cual os lo he contado.

viernes, 6 de marzo de 2015

La natación vuelve a mi vida

Miércoles 4 de marzo, después de no nadar nada durante meses y habiendo dejado la natación un poco aparcada desde que abandoné el equipo de socorrismo, me dispongo a retomar el contacto.
Con un compañero entrenado y el objetivo del próximo triatlón, nos volvemos a ver poco a poco. Duro el entrenamiento, se hizo largo y sufrido, pero mereció la pena.

Nos veremos todos los miércoles a la misma hora en esa pequeña piscina, en ese agua. Te echaba de menos, gracias por volver y trátame bien. Prometo no volver a irme
¿Será Cartagena nuestra próxima cita formal? Espero que sí.

jueves, 19 de febrero de 2015

Me inspiras poesía

Para la gente corriente, las locuras no les parecen normales.

Pero para nosotros y nuestro pequeño mundo,

nuestra mente curiosa,

nuestra mente enloquecida.

Nuestro amor es lo único que importa

miércoles, 4 de febrero de 2015

Hablemos de rugby. Brutalidad, sangre y frío

Mi segunda experiencia en este honorable deporte la resumiría con esas tres palabras: "Brutalidad, sangre y frío".
Empecé el encuentro como suplente por decisión de mi entrenador, entrando en la segunda parte con ganas de darlo todo en un partido casi ganado. Frente a un adversario agresivo supe defenderme bien y atacar varias veces. A pesar del frío invernal y del granizo localizado, todo fue bien.
Un primer enfrentamiento en el rescate de un rebote me valió un puñetazo sin miramientos en el muslo que el árbitro no vio (o no quiso ver), seguido de un placaje muy feo. Posteriormente en otro encuentro, el mismo agresivo y antideportivo jugador, decidió darme un codazo que terminó con mi nariz chorreando y mi salida del partido. Casualmente, el árbitro tampoco vio nada.

En definitiva, a pesar de la victoria, un partido del que salgo muy a disgusto y con muchas quejas para el equipo contrario. ¿La moraleja? Hay que saber perder

Me despido, de nuevo, con nuestro grito de guerra: "¡U-R-J-C! ¡U-R-J-C! ¡U-R-J-C!"